Follow by Email

¿Cómo acceder a mis libros?

jueves, 7 de abril de 2016

Reseña... Los Juegos del Hambre... trilogía

Los Juegos del hambre

He estado dándole largas a este asunto, no sé ni cómo comenzar ya que una de las cosas que más me inspira a hacer una reseña es que el autor la lea, pero sin duda que “Los juegos del hambre” se merece mi reseña, ya que ha superado no solo mis expectativas sino también mi fanatismo hacia otras sagas, haciendo de esta una más de mis favoritas.
Para comenzar lo primero que debo resaltar es la forma en la que la escritora redacta todo, es tan fluida, nada difícil de llevar, donde no entrega un trabajo que aburra a la hora de leer, es como ya dije… una lectura que se desliza como la mantequilla sobre pan caliente, sin tantos adornos literarios que a veces molestan a la hora de llevarle el ritmo a la trama.

Nota: en la reseña hay spoilers, para los que aún no se han leído la trilogía.

Katniss Everdeen… una joven del distrito 12. Aguerrida, astuta, valiente, ha intentado sobrevivir a las leyes del Capitolio, el cual rige los 12 distritos de Panem, lo que una vez fue conocido como los Estados Unidos de Norteamérica.
Me gustan las heroínas, y no las Bella Swan o las tontas que esperan al príncipe azul, debo decir que en ciertas circunstancias la detestaba, por ser tan fría y manipuladora con su co-protagonista, pero sus razones de peso tenía (a veces) y eso la hacía en cierto modo especial.
Por otro lado Peeta Mellark, joven panadero, dulce, amable, es sin duda lo mejor de este libro, dirán ¿por qué?... Pues muy simple, amé que el débil (sentimentalmente) fuera el hombre, el chico dulce que creía en la bondad de las personas, la contraparte de Gale Hawthome, un joven alto, fuerte, cazador desde muy temprana edad, todo lo que una mujer sueña (algunas), pero como yo no soy mujer y siempre quiero lo que los demás ven como simplón, un simple idiota, un perdedor… yo tenía fe en el personaje de Peeta y ¿Qué creen?... No me defraudó.
Debo admitir que jamás le di importancia a la saga en su momento, soy de los de ganas, y si las ganas no están en mí, no soy de dejarme llevar por las masas, simplemente leo lo que me apetece y cuando me apetece, y una noche donde pasaron "Los juegos del hambre" en la televisión, cortándole todas las escenas buenas, fue cuando decidí leerme el libro ya que no entendí muchas cosas de la película.

En el primer libro: “Los juegos del hambre”Suzanne Collins nos presenta 12 distritos, los cuales trabajan (casi, esclavizadamente) para el Capitolio, una ciudad llena de lujos, donde abunda la comida y los placeres, mientras que en los demás distritos mueren de hambre.
He de reconocer que me identifiqué mucho con este libro a causa de lo que estamos viviendo en Venezuela, no estamos tan graves, pero sin duda alguna vamos para ese horrendo final si este gobierno sigue su mandato.
Los doce distritos son obligados a jugar unos aterradores juegos del hambre, donde una joven y un muchacho, son seleccionados el día de la cosecha como tributos para dichos juegos, los cuales son como olimpiadas, con la pequeña diferencia que los contrincantes deben matarse los unos a los otros para sobrevivir, haciendo de esto un espectáculo entretenido para las masas y el morbo del Capitolio.

Las acciones, el intento de supervivencia y el cómo Collins nos presenta todo el juego donde 24 participantes, dos por distrito, deberán intentar sobrevivir a cualquier precio, donde la única ayuda vendrá de sus mentores, Haymitch Abernathy, el único ganados que ha tenido el distrito 12 en mucho tiempo y Effie Trinket, una ciudadana del capitolio que cree fervientemente en el gobierno del presidente Snow.
La astucia de Katniss, junto a su entereza y el aprecio por la vida humana, la hacen junto a Peeta, vencedores de los septuagésimos cuartos Juegos del hambre, donde al tener a dos vencedores de un mismo distrito, el presidente Snow comienza a sentir que la chica es más una molestia que una vencedora ante su irreverente forma de llevar los últimos acontecimientos.

En el libro dos: "Los juegos del hambre: En llamas", es donde la escritora me ha atrapado ante los acontecimientos que poco a poco fueron suscitándose en la gira de los vencedores por los doce distritos, donde movimientos de rebelión dejan entrever que lo que Katniss había visto como un simple acto de mantener a Peeta y a ella con vida, había encendido una llama, un desesperado grito de libertad en los distritos más esclavizados de Panem.
Amé los giros inesperados, el volver a ver a todos los vencedores juntos en la arena de juego, y sobre todo la astucia de Peeta, quien en cada nueva mentira blanca, dejaba entrever que no era del todo estúpido, sino que al contrario, era el más elocuente y astuto de todos.

¿Pero qué ocurrió en el último libro de la saga?... “Los Juegos del hambre: Sinsajo”… Pues que la señorita Collins no solo nos presenta a un distrito 13 que todos creían deshabitado y destruido por el Capitolio, dispuestos a terminar con el nefasto gobierno de Snow, el cual había atrapado a mi adoración en estos libros, Peeta… En donde cada una de las transmisiones del Capitolio donde le presentaban, el pobre dejó ver su deteriorado estado a causa de las torturas de Snow, algo que sin duda alguna me rompió el corazón.
Debo admitir que lloré mucho en esta última entrega, Peeta torturado hasta la demencia, Katniss destrozada no solo física sino moral y sentimentalmente al sentir que había perdido lo único puro y bonito que había entrado a su vida, ya que sin mentirles debo decir, jamás vi fuego entre Gale y ella, sino más bien un simple sentimiento de amistad, el cual ella a cada tanto desviaba hacia el amor, tan solo por darle al muchacho un poco de dicha.
El último juego macabro del Capitolio sobre una nueva y peligrosa arena fue lo mejor de este libro, donde la escritora nos muestra a la presidenta Coin, del distrito 13 junto a Plutarch, uno de los vigilantes y creador de las mortales trampas de las arenas de juego, como mueven las piezas de juego a su favor, a Katniss (El Sinsajo) y rostro de la rebelión, a Gale quien ellos creen es quien puede o tiene el don de controlarla, a quien creen insubordinada y poco respetuosa, y a Peeta, al cual usan como un salvaguarda a la hora de que el Sinsajo ya no les sirva de nada, enviando a un joven desquiciado y torturado hasta la demencia con el veneno de las rastreavispulas (mutaciones hechas por el Capitolio), haciéndolo una bomba de tiempo ambulante en contra de la Irreverente Katniss.

La trilogía tiene un final que no es para nada predecible, lo que sucede con la presidenta Coin, como termina la guerra, las perdidas inesperadas y todos los acontecimientos que cierran la trilogía lo hacen sin duda una de las mejores lecturas que he tenido hasta ahora, aunque debo admitir, el epílogo no me gustó, eso fue poco creativo debo decir.
Para quienes no creen que los escritores y lectores de homoerótica no apreciamos las historias sin una gota de sexo o erotismo, sin trama homosexual, debo decirles que simplemente están equivocados, ya que la mayoría de mis inspiraciones han salido de libros heterosexuales y sin sexo donde mi hiperactiva mente hace todo un repaso de los acontecimientos y termino planteándome un “después de” de donde he sacado no solo el Fanfic que tengo de Crepúsculo, también mi saga “El Reflejo púrpura” es bien sabido por muchos, que fue una inspiración de la saga de Harry Potter, transformándola en el capítulo 12 en una historia propia.

Comparándola con los film, por supuesto que una película jamás le ganará al libro, pero debo reconocer que el director y todo el gremio cinematográfico trabajó arduamente para hacer de cada entrega la mejor, ya que después de leerme los libros me vi las cuatro películas, donde amé que no cambiaran tantas cosas como en otras sagas donde terminan destruyendo el libro y hasta ese simplón epílogo lo hicieron ver adorable.
No me queda nada más que decir, y aunque me he quedado corto con lo que esta trilogía me ha hecho sentir, debo decir que todo el amor que le profeso trataré de trasmitirlo en un Fanfic, lo cual es mi tributo a tan extraordinaria historia, ya que es lo menos que puedo hacer para retribuir lo mucho que me ha llenado el alma.

¿Qué si será homoerótico?... ¿Ustedes que creen?

En lo que pueda y organice todo en mi mente entregaré el primer capítulo junto al prefacio… Pero sin duda alguna será un "después de"… ya que los que he estado leyendo no se acercan en nada a los libros originales y pierden por completo el contexto de la historia en una relación homosexual PARA NADA CREÍBLE, donde un par de personajes heteros se convierten de la noche a la mañana en homosexuales -_- !!! Es algo que realmente odio de los Fanfic.
Muchos se preguntan… ¿Entonces por qué escribes Fanfic si muchos son tan malos? (Ojo hay unos realmente buenos, pero de otros libros)
Solo quiero darme gusto… Quiero sacarme todos estos sentimientos que aún me perturban de la trilogía y mostrárselo a quienes amaron tanto como yo los libros de Collins, al mismo tiempo que sigo mis propias historias.

Espero les haya gustado, saludos cordiales.