Follow by Email

¿Cómo acceder a mis libros?

sábado, 25 de julio de 2015

Entre dos fuegos (Saga "El reflejo púrpura) - Capítulo 1



Capítulo
I
El amor y el sexo
Ante los ojos de Thomas

Era extraño ver en retrospectiva hacia el pasado, recordaba el estarme viendo en la mesa de la defensa hace ya un poco más de un año, me contemplaba erguido en mi orgullo y prepotencia frente al banquillo de los acusados, señalando con mi dedo índice a algún cliente que culpable o inocente, no era más que eso… un cliente.
Pero la verdad era otra justo ahora, y aunque no era un tribunal, me sentía igual de intimidado por las tres acusadoras miradas, que clavaron en mí sus displicentes ojos.
—¿No pudiste pensar por un segundo en las consecuencias de un acto tan egoísta? —espetó tan molesto Albsev, que pude percibir como la saliva salió abruptamente de su boca, al soltar de aquel modo tan hostil sus palabras— No puedes pensar en nadie más que no seas tú… ¿No es así, Thomas? —Negué con la cabeza.

sábado, 18 de julio de 2015

Fanfic "Crepúsculo de dos mundos" - Capítulo 11

NOTA: Los personajes usados para este FANFIC son propiedad de Stephenie Meyer... Y solo de ella... Así como también su historia original.


Capítulo 11
Un partido inolvidable
A ojos de Jacob

Seguí sin comprender el porqué solo jugaban béisbol cuando había tormenta seca, a lo que Edward respondió.
—Ya te darás cuenta del porqué. —El joven me palmeó el hombro y fue a tomar su lugar como jardinero central mientras que Esme, acercándose a mí, me tomó del brazo.
—Uy… qué cálido eres, mi niño —alegó ella al sentir mi calor corporal, a lo que simplemente sonreí, dejando que ella me guiara hasta el home, colocándome una gorra.
—Estos niños son bastante tramposos así que tú trata de tener los ojos bien abiertos.
Asentí percatándome que sería el catcher y ampáyer al mismo tiempo, observando a Emmett y a Edward, los cuales se empujaban y jugueteaban entre ellos, mientras la rubia se acercó a mí, mirándome de mala manera. Tomó el bate, y colocándose en posición de bateo, asintió a Alice, quien era el lanzador, haciéndole saber que estaba lista.
—Es la primera vez que jugarás limpio, Alice… con el can acá debes estar más ciega que un murciélago a plena luz del día —soltó Emmett tomado su puesto en tercera base mientras que los demás sonreían, salvo Jasper, quien siempre se encontraba serio.
Alice no dijo nada, y tomando posición, hizo el primer lanzamiento, a lo que la rubia dio el primer batazo, el cual retumbó como el mismísimo trueno que se había escuchado minutos antes, sonriendo al comprender al fin el porqué jugaban solo cuando había tormenta.