Follow by Email

¿Cómo acceder a mis libros?

sábado, 22 de noviembre de 2014

Gretta



Ante los ojos de Thomas
Yo comenzaba a caminar mientras le hacía un ademán a Albsev para que nos siguiera sin dejar de encaminarnos hacia la salida, sintiendo como alguien posaba su mano sobre mi hombro izquierdo haciéndome voltear a ver de quien se trataba, encontrándome con el mismísimo gobernador a mi lado, el cual me soltaba con una amplia sonrisa.
—Sin duda un extraordinario abogado para la Heliea… un placer conocerte al fin, Ibrahim Lestinger.
Yo me detenía volteándome rápidamente mientras apretaba su mano con fuerza.
—El gusto es todo mío, señor. —Éste negaba con la cabeza mientras nos hacía caminar hacia la salida sintiendo el primer flash cerca de mi rostro, haciendo que mis pupilas se contrajeran de golpe cerrando los ojos a la vez que escuchaba la voz de la reportera soltarme, mientras me pegaba la grabadora cerca de la boca.
—Señor Lestinger… ¿puede decirme que se siente el haber ganado el juicio… nada más y nada menos que en contra del señor decano del colegio Baylor, Henrik Townsend?
El gobernador se apartaba de mí, y yo sintiendo deseos de mandarla a la mierda por haber interrumpido el momento que tanto había esperado, le espeté a la chica tratando de ser cortés.
—Me siento igual que cuando entré… el hombre que se vanagloria de la caída de otro es porque simplemente jamás se ha equivocado. —Al decir aquello Townsend pasaba justo por donde nos encontrábamos, observando como la mujer se le abalanzaba de golpe obstruyéndole el paso.
—Señor Townsend… díganos, ¿qué se siente el haber sido derrotado por un joven de tan solo diecisiete años?
Henrik suspiraba mirando de malas a la mujer, acercándome a ellos, siendo yo quien respondiera la pregunta de la atrevida rubia.
—El señor decano no perdió… simplemente creo que somos muy parecidos, ambos por demás tercos y perfeccionista en lo que nos compete…
Henrik volteaba a verme y yo le extendía la mano.
—Una tregua, señor Townsend… yo obtuve mi mascota y usted quinientos dólares que de seguro serán destinados para el colegio o la estación de policía… todos ganamos, ¿no le parece?
Él me miraba fijamente por unos segundos para luego estrechar mi mano escuchando el flash de la cámara de la periodista que se dispara dos veces en ángulos diferentes.
El hombre me soltaba la mano mientras alegaba.
—Espero que así sea, joven. Que tenga buen día.
El decano se retiraba mientras la rubia se enfocaba en mi pidiéndome una foto a solas cerca de la fachada de la entrada a los tribunales… yo me recostaba de la pared y ella lanzaba varios flashes para luego acercase a mí, mientras yo observaba como Drake, Orión y Albsev me esperaban conversando con el gobernador muy amenamente.
—Espero poder llegar a tener la exclusiva cuando un joven tan apuesto como tú logre la primera mención de abogado criminalista cuando cumplas tan solo veinte añitos… ya que con la inducción previa… esa astucia e inteligencia, de seguro en tres años logras tu mención… ¿No es así?
Yo sonreía mientras explicaba que debía retirarme y que ya lo pensaría si me iba por esa carrera o no, extendiéndole mi mano a la rubia la cual la tomaba con fuerzas acercándose a mí para darme un beso en la mejilla, a lo que yo le soltaba al oído.
—Cuando quieras la exclusividad de algo conmigo simplemente dime y con gusto te daré una noche enteramente exclusiva e inolvidable.
Yo me apartaba de ella, viendo su reacción, la cual me miraba fijamente para luego apretar sus labios tapándoselos disimuladamente con los dedos tratando de no quitarse el labial con la yema de estos, soltándome en un tono por demás divertido.
— ¡Caramba, caramba!... Miren al muchachito… sí que no se anda por las ramas.
Yo sonreía mientras ella proseguía.
—Puedo ser tu tía, niño. —A lo que yo le respondí pasándole por un costado posándome a sus espaldas soltándole en un tono seductor.
—Pero no lo eres, y yo tampoco soy un niño… puedo corroborarte eso cuando y donde lo desees hermosa… que tengas buen día.

Comencé a caminar sintiendo satisfacción ante lo que había hecho… de seguro la había descolocado y eso me encantaba… acariciaba mis labios de manera seductora hasta llegar donde Crow, tornando el rostro serio, observando que éste comenzaba a despedirse de Drake y los muchachos volteando a verme.


lunes, 17 de noviembre de 2014

3er Capítulo de "El azul de la obsesión"



Capítulo 3
Uno de mis días cotidianos
Ante los ojos de Thomas
Las navidades habían pasado y así mismo las vacaciones, daba gracias a Gea por ello, ya que odiaba estar sin hacer absolutamente nada en la casa, aunque por otro lado, el estar follando a diario con Albsev no era del todo malo.
Pero enero había comenzado con buen pie en los tribunales del Heliea y me habían llamado para un caso bastante complicado.
Bajé las escaleras de la gran casa en busca de Albsev, que al parecer se había levantado primero que yo.
—¿Y Albsev? —le preguntaba yo a Astaroth, el cual se encontraba desayunando en el comedor mientras leía el periódico.

lunes, 10 de noviembre de 2014

2do Capítulo de "El azul de la obsesión"



Capítulo 2
Antes de dormir
A ojos de Astaroth
Habíamos comido, bebido y disfrutado aquella fiesta de Navidad como nunca en los cinco años viviendo juntos… el juego de mesa terminó con Albsev tan ruborizado como yo cuando Stephano había hecho acto de presencia sin previo aviso, o peor aún, cuando describió con lujo de detalles la ropa interior femenina que traía.
Albsev había caído en una de las casillas de castigo teniendo que pagar la multa impuesta por quien llevaba más puntuación que era Thomas, el cual le impuso de castigo que tenía que fingir un orgasmo delante de todos.

lunes, 3 de noviembre de 2014

1er Capítulo de "El azul de la obsesión"



Capítulo 1
Una extraña noche de Navidad
Cinco años después
Ante los ojos de Thomas

Contemplé la cena que se vislumbraba delante de mí, recostado en la silla del comedor de la casa Lestinger… justo en la cabecera de la amplia mesa de caoba de seis puestos.
Jugueteaba con mi copa de vino tinto “Chateau Margaux”, un regalo de Lucian de uno de sus tantos viajes a Francia. A mi alrededor había todo tipo de platos… desde pato à L´Orange hasta pasteles de hojaldre y nueces, era realmente una mesa espectacular. Las velas adornaban todo el lugar en conjunto con las luces navideñas, dándole a la casa un especial toque familiar por demás elegante. Pero algo había cambiado este año.
Miré las sillas que adornaban como siempre la mesa alrededor de esta, las cuales se encontraban completamente vacías y suspiré algo apesadumbrado.
—¿Soledad?... solo la pasaremos tú y yo solos… así que… ¡Salud! declamé alzando mi copa, brindando con la única que me hacía compañía esa noche.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Nueva reseña



Chattanooga, Tennessee año 2.013… Un nuevo año escolar comienza en el colegio Baylor, donde jóvenes magos cursan sus estudios ante los ojos incrédulos de los invenings. Siendo este el primero y el último cursado por Thomas Lestinger, un joven versátil y por demás dominante, hijo del fallecido Rómulo Lestinger, el mago más cruel de la historia. El joven rebelde exigirá a sus tíos y tutores cursar dicho año de secundaria en su ciudad natal con un solo propósito… seguir lo que su padre había dejado inconcluso… el dominio de la raza humana.

Para Albsev Townsend, joven hetero y capitán del equipo de béisbol del colegio, también será su último año en Baylor. Es un chico jovial, dulce, amable y alegre, quien junto a Astaroth, su mejor amigo, han pasado los mejores años de su vida… ¡hasta ahora!

Ambos jóvenes se conocerán y lo que por bastante tiempo muchos trataron de evitar, será ya inevitable, demostrándonos que aunque las fuerzas del cosmo escriban un destino para ellos, solo sus propias decisiones y los actos que ejecuten en sus vidas, serán lo que en realidad sellen sus destinos.

Junto a ellos… Orión Malswen, quien demostrará que la devoción que le profiere a su primo Thomas es más que solo lealtad, haciendo de él uno de los incondicionales aliados de quien ha vuelto a Chattanooga en busca del legado que le dejó su padre, el cual fue asesinado por el padre de Albsev, quien ahora es decano en Baylor, creando no solo una nueva rebelión de magos reconocibles ante la visión de un reflejo púrpura, sino un nuevo conflicto entre las familias involucradas.

Los acontecimientos del último año del colegio Baylor serán el plato principal de una historias prohibida entre un par de jóvenes del mismo género, que tratarán de salir airosos de toda una nueva rebelión de magos que solo desean pertenecer a la raza dominante.

También estará con ellos Stephano Misaki, un joven con una particular mezcla de razas, quien hará hasta lo imposible por el amor de quien le ha odiado durante tantos años... Astaroth D. Ghauth, joven asexual con diversos conflictos emocionales.

Thomas deberá aprender que en el peligroso juego del poder no siempre gana el más cruel, sino el más astuto.