Follow by Email

¿Cómo acceder a mis libros?

domingo, 24 de agosto de 2014

Lugares emblemáticos de "El Reflejo Púrpura"

Colegio Baylor
Baylor School
Chattanooga, TN
Donde se realiza toda la trama o la mayoría de esta.


Casa Lestinger
1649 Minnekahda rd, Chattanoga
 La casa que le dejaron los padres de Thomas al joven Mago.


Casa de los Townsend
1651, Hillcrest rd, Chattanooga, TN
Donde viven los Townsed/ Bradley


Comandancia de Policia
3410 Amnicola hwy, Chattanooga, TN
donde trabajo Alexander en su época de jefe de policía y donde actualmente Aldron Bradley ocupa el mismo cargo


Icaro de Baylor
Nexus utilizado por Astaroth y Thomas para salir del colegio en busca de Marcus McAlister




Isla Williams
 Donde Thomas encontró las runas que abrían el cuartel secreto de su padre en el colegio y donde este conoció a Erline, la elfa.


Casa Malswen
 1309 Woodhill dr, Chattanooga, TN
Mansión de la familia Malswen, donde nació Thomas.


Casa Lestinger
En estado de abandono antes de la restauración.


Casa de Gobierno
 donde gobierna Alexander Crow allí se encuentra el Helieal y actualmente es el refugio de las sirenas siamesas.


Dormitorios Lupton (solo chicos)
 es el dormitorio de Magos, oculto en el colegio... todos los que duermen en este dormitorio son Magos


Torre de Lupton
es al torre de donde Thomas Lanzo a Albsev, pretendiendo que este tomara la decisión de suicidarse o no.

Cada uno de estos lugares existen en la realidad, no obstante, ninguno de ellos son usados para los fines que e expuesto en mi obra... no son mas que imágenes que lograron ayudarme a inspirarme para esta historia que ya va siendo parte de varios que han deseado ser parte de esta saga... pronto colocare mas lugares emblemáticos así como los diferentes báculos en forma de joya que posee cada uno de los personaje de el reflejo púrpura.

domingo, 17 de agosto de 2014

Vídeo promocíonal de "Chocolate"... A que crees que sabe el pecado?


Este es el vídeo promocional de mi nuevo libro
Chocolate... A que crees que sabe el pecado?
espero que les guste... saludos.

jueves, 14 de agosto de 2014

¿Dónde consigo "Chocolate"?





¡PRECIO LANZAMIENTO!


España: http://www.amazon.es/gp/product/B00MP7GLZ4


México: https://www.amazon.com.mx/dp/B00MP7GLZ4


Resto del mundo: http://www.amazon.com/dp/B00MP7GLZ4

Nota: Recuerden que deben crear una cuenta en Amazon (según corresponda a su país) para poder bajar el libro. Cualquier duda, no duden en dejarme un mensaje. ¡Se los adora!

¡Chocolate ya está aquí!

En estos últimos dos meses mi cuñadito Erick Martínez se estaba tramando una sorpresa para todos sus lectores.

Se trata de "Chocolate: ¿A qué crees que sabe el pecado?", una novela corta que lleva su clásico sello del amor homoerótico. ¿Qué pueden esperar? Pues mucho amor, muchas escenas HOT (se los garantizo) y unas buenas lecciones, porque tiene una genial trama con unos giros... que claro que no se los contaré aquí, pero también les garantizo eso.

Aquí les dejo la reseña oficial:

Chocolate es una historia que narra el amor prohibido entre dos hombres, un amor que tiene todas las de perder, un amor que podría llegar a ser castigado, no solo por ser entre dos seres del mismo sexo. 

Es un amor interracial entre un amo y su esclavo en los tiempos de la revolución independentista de la Capitanía General de Venezuela. 
Una historia narrada ante los ojos del amo… Eduardo Martínez,un joven español que maneja la hacienda de su tío Benjamín, el cual ya no puede llevar las riendas de aquel lugar. 
El joven mantendrá un conflicto interno, entre lo que es correcto y lo que su demonio interior quiere… a Jacobo, su esclavo mestizo, el cual llegará desde la capital colocando su mundo perfecto y religioso de cabeza. 


La trama transcurre en diversos escenarios, siendo la hacienda “Los Martínez” el punto de comienzo, desarrollo y final de una de las historias más dulce y amarga de un amor que trascurre en una época donde los prejuicios eran aún mayores que en la actualidad. 
Chocolate es una historia romántica, erótica y dulce… donde ambos protagonistas darán el todo por el todo, para hacer de esa relación el mejor de los postres que endulzará sus vidas, devolviéndole a ambos, lo que la vida intentó robarles. 
Donde Eduardo apostará por la amistad de su mejor amigo Nicolás, deseando que aquella pueda superar cualquier obstáculo... descubriendo su más oscuro secreto. 
Eduardo y Jacobo jamás creyeron que el amor y el pecado, podrían tener el sabor del chocolate. 

Palabras del autor: 
Esta novela estaba guardada en el baúl de los recuerdos, la cual jamás hubiese salido sin el reto de demostrar que en una relación lujuriosa pueden coexistir el romance y la pasión, ligados a una buena trama que permita al lector disfrutar, no solo de una relación prohibida entre dos hombres, sino que también del amor que comienza a despertar en ellos progresivamente, demostrando que el amor es más fuerte que cualquier prejuicio moral y social en cualquier época, invitándoles a ser parte de esta dulce historia de amor homoerótica.


Ahora su buen amigo el conejo (ehhh... que soy yo, lo siento, creo que nunca me presenté jajaja) les contará que sentí al leerla. En verdad es una historia que te toca, que te hace sentir el amor de ellos dos. Y pucha, si que eran tiempos difíciles para ser gays aquellos...

Una nota más. Este libro está participando en el "Primer concurso de Amazon y El mundo para autores indies", así que sería un gran, gran apoyo que compartan la noticia, que si pueden compren el libro y dejen una review, y así también hacer visible este género que tanto nos apasiona, ¿no?

sábado, 9 de agosto de 2014

El día después de... [El Reflejo Púrpura]


Ante los ojos de Albsev
La neblina se comenzaba a disipar entre los árboles que observaba a lo lejos, sentado en uno de los bancos de madera apostados frente al río Tennessee, mientras mi mente volvía a divagar en lo que había pasado anoche.
“Grita para mí, Albsev”, su voz volvía a retumbar en mi cabeza como había sucedido durante toda la noche, sin poder contener los temblores que habían irrumpido en mis sueños haciendo que me despertara cada tanto sin poder dormir de corrido.
Yo suspiraba negando con la cabeza como tratando de olvidar todo aquello, ¿pero cómo podía lograrlo? Había sido violado por un hombre y lo peor era que no podía denunciarle.
—¡Hola! —soltaba Astaroth llegando de golpe, preguntándome que hacía allí tan temprano.
—Me asfixiaba la habitación le solté sin tan siquiera mirarle a la cara, tan solo contemplando como comenzaba a salir el sol por entre los árboles.
Astaroth se posaba en frente de mí, mirándome fijamente mientras soltaba de golpe.
—Pasó algo anoche… ¿Cierto?
Yo no decía nada y simplemente me limitaba a seguir inerte.
—¿Albsev?... contéstame… me duele la cabeza y siento que me pasó un tranvía por encima… ¿Qué demonios pasó anoche?
Ante aquella pregunta suya y su exposición de como sentía su cuerpo comencé a sentir como las lágrimas me corrían por las mejillas, sin poder contener el ahogo que oprimía mi pecho ante las ganas de gritar lo mal que me sentía ante todo lo ocurrido.
—¡Lo sabía!... sabía que había sucedido algo… me dolía el cuerpo, tú no estabas cuando desperté y Thomas tampoco… dime porqué no recuerdo nada.
Yo lo miraba sin poder contener las lágrimas mientras escuchaba venir a alguien, limpiándome el rostro rápidamente.
Me ponía de pie escuchando cantar a Lyra, quien se nos acercaba de lo más feliz, observándonos a ambos mientras yo le daba la espalda tratando de contener el llanto.
—¿Y ustedes dos que hacen acá?
Yo suspiraba tratando de que se me pasara la opresión en el pecho mientras Astaroth le respondía.
—Lo mismo que tú. Ella le volteaba la cara mientras yo la miraba sonriéndole como si nada me pasara, aunque sin duda se me notaría en los ojos que estaba llorando.
—¿Se puede saber por qué tienes los ojos rojos Albsev? Yo miraba a Astaroth, el cual le respondía con aquel típico tono suyo de sarcasmo.
—Una chica lo dejó… tarado, con tantas mujeres en el mundo y venir a llorar por esa loca.
Yo sonreía ante las ocurrencias del chico mientras Lyra rodaba los ojos soltándome de mala gana.
—Ay Albsev… aprende de mí… yo los desecho a ellos, ellos no me desechan a mí.
Astaroth silbaba y rodaba los ojos, imitando la voz de mi hermana, en un tono de autosuficiente por demás exagerado, mientras meneaba las manos como lo hacían las chicas.
—Si Albsev aprende de la mujer superada que soy, y que jamás me dejo romper el corazón… bla, bla, bla… Astaroth volvía a poner su tono de voz, soltándole serio—…Quien te viera Lyra… cuando te morías por Orión y éste te pateó el trasero llamándote asquerosa Townsend de porquería.
Lyra comenzaba a maldecirlo y a lanzarle manotazos, los cuales Astaroth esquivaba, mientras mi hermana alegaba que eso era cuando ella no sabía que era un asqueroso Malswen.
—Entonces no molestes… ¡Lydia! —Aquel nombre era el apodo que Astaroth le tenía a mi hermana haciendo alusión a la joven sombría, protagonista de la película “Beetlejuice”.
Lyra le lanzaba un puntapié haciéndolo saltar de dolor en un solo pie sobándose la pierna golpeada, mientras comenzaba a alejase de nosotros sacudiendo su larga cabellera cobriza. Astaroth sonreía esperando a que la chica se perdiera de vista para soltarme de golpe.

—Dime de una vez ¿qué demonios pasó, Albsev?… ¡Habla! —Yo lo miraba fijamente observando como Astaroth colocaba el rostro serio e inmutable enfocando su mirada a la distancia, mientras yo volteando a ver que lo ponía en ese estado contemplando como Thomas se acercaba, haciéndome sentir una punzada en la boca del estómago sin saber qué hacer.

Quieres sabes que sucede?... Adquiere el libro Aqui